Segun Eugenio Gambetta Gabin Preocupa al Banco Central alza en el ingreso de capitales al país Devaluación. Bergara descartó impacto local si ocurre en Argentina o Brasil


El BCU descarta que la economía uruguaya se vea afectada si se produce una devaluación del tipo de cambio oficial en Argentina o si ocurriera en Brasil, pero le preocupa el mayor ingreso de capitales al país y no descarta reaccionar con medidas.
Ese fue el mensaje que transmitió el titular del Banco Central (BCU), Mario Bergara, al recibir preguntas del público tras una disertación en la Cámara Oficial Española de Comercio, Industria y Navegación.
Bergara dijo que años atrás Brasil era “una aspiradora de los capitales financieros de corto plazo en la región”, por tener su grado inversor y tasas de interés exorbitantes (llegó a ser de 13,75% al intensificarse la crisis global en 2008). Esto le generaba una excesiva apreciación del tipo de cambio, pero ahora bajó su tasa de interés (ayer volvió a hacerlo a 8%, un mínimo histórico, mientras que en Uruguay es de 8,75%) y su economía comenzó a “enfriarse”, por lo que los inversores comienzan a mirar a otros países de la región.
“¿Hay mayor preocupación de que empiecen a fluir más capitales de corto plazo en Uruguay y eso presente un desafío de política macroeconómica concreta? Sí”, dijo Bergara. Informó que el BCU está “atento” para la toma de medidas.
Ante una mayor integración (compra) de los títulos en dólares -que en los últimos meses llegó a más que duplicar la de períodos previos- el BCU decidió obstaculizar el ingreso de capitales del exterior y dejó “sin efecto” el 5 de julio la posibilidad de integrar con dólares las Letras de Regulación Monetaria (LRM) que emite en pesos.
El monto de la deuda que emite el Central que se integra con dólares es un indicador de la llegada de capitales. En lo que va del año, se pagaron títulos con dólares por US$ 493,8 millones, frente a los US$ 141,1 millones de igual lapso de 2011, según consta en los Informes diarios de Pasivos Monetarios y Activos de Reservas divulgados por el Central. No obstante, no necesariamente todo ese monto es de capitales del exterior, ya que puede haber parte de agentes locales que cambien de portafolio de monedas. En los hechos la llegada de capitales del exterior puede incidir en el mercado de cambios de forma artificial (baja el dólar y sube el peso).
Por esto, Bergara dijo que no descarta que se “sigan tomando medidas, que apuntan a tratar de que lo que se exprese en el mercado cambiario refleje las cuestiones estructurales y no las circunstanciales”, aunque no las anticipó.
En el sentido inverso, cuando se produjo la quiebra de Lehman Brothers en 2008, que disparó la incertidumbre y subió el dólar en la plaza local, el Banco Central reaccionó, por ejemplo, con una recompra anticipada de deuda con el objetivo de que los tenedores de LRM pudiesen decidir si recibían el pago en dólares o en pesos de forma de quitar presión sobre el mercado de cambios. Así, los que querían cambiar su portafolio podían recibir el pago en dólares en vez de ir a comprar la moneda estadounidense al mercado de cambios, lo que provocaría una mayor depreciación del peso y apreciación del dólar.
Consultado sobre si esta u otras de las medidas adoptadas en 2008 están en carpeta, Bergara prefirió no responder. “Cuando se tomen medidas se anunciarán”, dijo.
EL DÓLAR Y LOS VECINOS. La evolución del tipo de cambio en Argentina y Brasil no faltó entre las consultas del auditorio tras la disertación de Bergara.
Ante la pregunta sobre cómo podría impactar en Uruguay una eventual devaluación del peso argentino, Bergara respondió que “en ese terreno hay que desdramatizar un poco”. “Que estas cosas son fuentes de incertidumbre es innegable, sería absurdo negarlo”, pero “no vemos que esto implique un riesgo macroeconómico”, sino que “afectan a algunos sectores de exportación”, afirmó.
Bergara argumentó que el hecho de que en ese país funcionen diversos tipos de cambio (oficial y paralelos) “implica que de hecho ya está funcionando una devaluación y ese evento ya se expresó en el mercado de cambios en Uruguay”.
“La relación peso uruguayo/peso argentino, pasó de $ 4 a $ 3 prácticamente de un día para el otro. La devaluación del peso argentino en el mercado cambiario uruguayo prácticamente ya la vivimos. Hoy un peso argentino en el mercado cambiario uruguayo vale un 25% menos que en octubre en términos nominales”, afirmó.
El titular de la autoridad monetaria indicó que “hay que mirar con atención lo que pasa en Argentina”, pero “no hay que trabajar tanto con una lógica de `cuco` con respecto a qué pasa si tal mes asociada a procesos políticos hay una devaluación”. Señaló que en el terreno comercial y financiero “nuestra exposición al riesgo Argentina es incomparablemente menor hoy que hace 10 años”.
Recordó que el sistema financiero uruguayo es menos vulnerable al de Argentina y que ese país ya no tiene tanto peso en las exportaciones y el turismo. Luego llegó una pregunta del auditorio sobre Brasil y qué pasa si el real se sigue depreciando frente al dólar más que el peso uruguayo.
El presidente del BCU descartó que esto genere impactos en Uruguay del punto de vista comercial y en las inversiones.
“Le exportamos en buena medida commodities, con lo cual el hecho de que Brasil pueda reducir un poco su demanda da un margen de flexibilidad como para reorientar esos productos al mercado global”, afirmó a los empresarios.
Sobre las inversiones, dijo que las que llegan de ese país, se mantienen porque si bien se asocian al mercado brasileño están vinculadas a los commodities y por tanto “miran al mercado mundial”.
“Hay límites que no hay que trascender” a nivel salarial
El presidente del Banco Central, Mario Bergara, confía en que las negociaciones salariales tengan en cuenta que la incertidumbre internacional es mayor a la de 2008, cuando la inflación en Uruguay se disparó a 9,2%.
“Sin duda hoy estamos en un mundo más incierto y más volátil incluso que el de 2008 y 2009. Por lo tanto, el llamado a la prudencia y la cautela es quizás más fuerte hoy que en el pasado”, dijo Bergara en su disertación. A su entender, los sectores más representativos del empresariado, de los trabajadores y del sistema político “tienen claro que hay límites a partir de los cuales no hay que trascender, que hay que mantener el cauce”.
En ese sentido, recordó la actitud de estos actores tras el shock que generó en la inflación la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. A diciembre, la inflación acumulada en 12 meses se ubicó en 9,2%. “El `chucho` de llegar a los dos dígitos aproximó a todos los sectores políticos y sociales para evitarlo. Creo, apelo o confío en que los sectores más representativos en todas las áreas, en los trabajadores, empresarios y sistema político tienen claro que hay que mantener un cauce”, enfatizó Bergara.
El titular de la autoridad monetaria, resaltó que “hay que mantener límites dentro de los cuales moverse para no hipotecar todo el esfuerzo que la sociedad ha hecho hasta el momento” y así poder “navegar” pese a la incertidumbre.
La inflación en los 12 meses cerrados en junio fue 8%. Las presiones que elevan los precios provienen de la demanda doméstica (alentada por las subas salariales) y de los altos precios internacionales. “Una sólida demanda doméstica y precios internacionales relativamente altos también presentan obviamente desafíos macroeconómicos y eso se expresa en los guarismos inflacionarios”, dijo Bergara.
En cuanto a los precios internacionales, el titular del Central dijo que “el hecho de que se enfríen un poco no es necesariamente una mala noticia” ni tampoco que “los uruguayos sean más cautos en su consumo”. “El hecho de que los precios internacionales se estabilicen no es una mala noticia en ese terreno, en un contexto en donde el tipo de cambio se ha fortalecido por estos procesos financieros de ida hacia los instrumentos de la moneda de reserva mundial (el dólar)”, indicó.
Bergara resaltó que el sector exportador es “la principal fuente de crecimiento” de las economías de la región y descartó que la estabilidad en el precio de los commodities impacte en su capacidad de competir. “Los precios de nuestros productos no siguen creciendo como en años anteriores, pero aún se mantienen en niveles que permiten la competitividad de nuestras empresas en general”, afirmó.
No obstante, para Bergara el contexto internacional incierto plantea desafíos que traerán a la “prudencia” en las decisiones de sector público y privado. “No podemos bajar la guardia”, concluyó.

Anuncios

Acerca de Eugenio Gambetta Gabin

Agente de Bienes Raíces e Inversiones.
Esta entrada fue publicada en América Latina, Devaluación, Inmuebles, Inversiones, La Pagina Eugenio Gambetta Gabin, Mercosur, Mercosur y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s